Conversaciones intersticiales 08: Pedro Ramírez Vázquez

En esta ocasión, tuvimos la oportunidad de entrevistar al legendario arquitecto y urbanista mexicano Pedro Ramírez Vázquez, quien a sus 90 años tuvo la amabilidad de contestar algunas de nuestras preguntas. Agradecemos el apoyo de su asistente personal, Araceli Mendoza.

On this occasion, we had the opportunity to interview the legendary Mexican architect Pedro Ramirez Vazquez, who at 90 years of age kindly accepted to answer some of our questions. We appreciate the support of his personal assistant, Araceli Mendoza.



Pedro Ramírez Vázquez nació en la ciudad de México en 1919 y estudió en la Escuela Nacional de Arquitectura de la antigua Academia de San Carlos. Arquitecto, urbanista, docente, diseñador y funcionario público, Ramírez Vázquez ha sido una figura central del paisaje cultural mexicano durante más de medio siglo. De uno de sus primeros proyectos, el Aula Rural Prefabricada, se construyeron alrededor de 35,000 unidades alrededor de México y América Latina, así como en la India, Indonesia, Yugoslavia, Italia, Tailandia y las Filipinas. Entre sus obras más conocidas sobresalen el Museo Nacional de Antropología e Historia, la Basílica de Guadalupe, el Estadio Azteca, el Museo de Arte Moderno, la antigua Secretaría de Relaciones Exteriores (hoy Centro Cultural Universitario Tlatelolco) y el Centro Cultural Tijuana. Como funcionario público, destaca su labor como Presidente del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de México 68 y su desempeño como Secretario de Asentamientos Humanos y Obras Públicas durante el sexenio de José López Portillo. Fue el rector fundador de la Universidad Autónoma Metropolitana y ha recibido el título de Doctor Honoris Causa por parte de distintas universidades nacionales y del extranjero.

1. A lo largo de las últimas décadas, el Museo Nacional de Antropología e Historia, la Basílica de Guadalupe y el Estadio Azteca se han mantenido como tres de los espacios más emblemáticos y visitados de nuestro país. ¿A qué factores arquitectónicos atribuye la particular vigencia espacial y sociocultural de estos sitios?

Fueron obras en las que siempre tuvo prioridad el que correspondiera ampliamente con su gran demanda popular.

2. A su nutrida producción arquitectónica se suma una intensa labor en materia de planeación y diseño de políticas urbanísticas. Pero en las últimas décadas la planeación urbana ha pasado de tener su propia “mega-secretaría” (la SAHOP que usted le tocó presidir) a ocupar una sub-secretaría con funciones menores dentro de la actual Secretaría de Desarrollo Social. ¿Cuáles considera que son los principales retos de la planeación urbana en nuestro país, en el marco de esta transición del Estado Benefactor de los años setenta a las políticas neoliberales actuales?

Los retos actuales son diferentes, y eso se transmite automáticamente al ser ahora mayor el interés por el incremento de la población. La planeación actual se inclina más hacia soluciones que correspondan a la intensidad particular de las demandas locales.

3. El conjunto de su obra es sin duda uno de los más nutridos y completos del panorama arquitectónico del siglo XX mexicano. Desde logotipos hasta estadios y desde escuelas rurales hasta planes maestros, su trabajo abarca una diversidad poco común de escalas y actividades. ¿Cuál es la importancia de mantener un perfil versátil e interdisciplinario hoy en día, en el marco de lo que pensadores como Edgar Morin han definido como “la era de la híper-especialización”?

La arquitectura que se realiza ahora corresponde como siempre, a la calidad profesional de las diversas escalas de la arquitectura.

4. 1968 fue un año que en nuestro país marcó muchos paradigmas, no sólo en términos culturales, sociales o políticos, sino también en materia de diseño. Y al mismo tiempo fue un año especialmente importante en su carrera. ¿Qué representa este complejo momento histórico para su trayectoria?

El atender las demandas de una población que siente y que es más demandante, plantea nuevos programas arquitectónicos que debe atender el profesional.

5. El recientemente fallecido crítico Giancarlo de Carlo afirmó en algún momento que hoy en día “la arquitectura es demasiado importante como para dejarse únicamente en manos de los arquitectos”. ¿En qué medida siente que la arquitectura ha perdido su capacidad para responder a los crecientes problemas de nuestros asentamientos humanos?

La respuesta de la arquitectura a los problemas del asentamiento, se atienden a las capacidades técnicas y económicas actuales. La tarea de la buena Arquitectura corresponde siempre a los originales reflexiones de Vitrubio. “El Arquitecto debe ser un profundo conocedor de las capacidades que le plantea el dominio de su oficio, y el respeto a la realidad que presenta el hombre y su época”.