Conversaciones intersticiales 02: Alberto Kalach

En esta ocasión platicamos con el polémico arquitecto Alberto Kalach en el marco de su presentación en la conferencia Urban Age, organizada por la London School of Economics en febrero de 2006.

This time we spoke with controversial architect Alberto Kalach during his participation in the Urban Age conference, organized by the London School of Economics in February of 2006.



Alberto Kalach nació en la Ciudad de México en 1960 y realizó sus estudios en la Universidad Iberoamericana y posteriormente en la Universidad de Cornell. Después de un precoz e idiosincrático comienzo, Kalach se consolidó como una de las voces más enérgicas y originales de su generación. Dominado por una inusual mezcla de inquietud experimental y rigor técnico, la obra de Kalach abarca un nutrido abanico de expresiones profesionales. Desde la obsesiva minuciosidad detrás de la solución de un detalle constructivo hasta la abstracción utópica implícita en sus visiones urbanas de gran escala, la obra de Kalach nos ofrece siempre algún gesto novedoso, impulsado por una afortunada articulación entre inventiva y disciplina. Su nutrida carrera arquitectónica ha logrado producir, en un tiempo relativamente corto, algunas de las obras más sobresalientes de la arquitectura mexicana reciente. El emblemático FARO de Oriente y la monumental y controvertida Biblioteca José Vasconcelos son solo dos de los ejemplos más sobresalientes. A ellos se suman casas, escuelas, hospitales, apartamentos, oficinas, desarrollos habitacionales y proyectos urbanos tanto en México como en el extranjero. Al mismo tiempo, Alberto Kalach es sin duda uno de los personajes que ha logrado colocar los grandes temas urbanos de la Ciudad de México en un nuevo nivel. Parte denuncia, parte reflexión y parte diseño, la visión urbanística de Kalach evidencia la posibilidad de construir una plataforma plural e inteligente para enfrentar los múltiples desafíos metropolitanos modernos.

1. Se encuentra en su fase final la construcción del megaproyecto para la Biblioteca Nacional José Vasconcelos. ¿En qué medida hubiese sido más valiosa una serie de 20 o 30 bibliotecas regionales o comunitarias que una mega biblioteca en la ciudad de México?

Bueno, yo creo que 30 son más valiosas que una, y una es más valiosa que ninguna. Pero creo que hay un programa de 2,000 bibliotecas que están reforzando junto con el proyecto de la biblioteca central. Yo creo que es una biblioteca a la escala de una ciudad de 19 millones de habitantes en un lugar en el que no hay oferta cultural, de espacios culturales o de bibliotecas. Entonces pienso que las bibliotecas nunca van a dañar a nada, sino al contrario, son un gran beneficio para la sociedad.

2. Su propuesta para la recuperación del Lago de Texcoco parece ofrecer una solución muy sensata y viable para algunos de los problemas centrales de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México ¿Cuáles son los principales factores que han frenado la posible concreción del proyecto?

Yo creo que hay una inercia de muchos, muchos años de manejar el agua mal en nuestro país y los técnicos y políticos que se han abocado a eso son reacios a nuevas propuestas. Entonces el proyecto ha tenido aceptación en el mundo académico, pero en el mundo real supongo que sienten que el proyecto va contra políticas que se han llevado durante años y eso lo frena. Es definitivamente un problema de voluntad y visión política. No tenemos políticos con visión, y para muestra podemos ver los proyectos que se han realizado en la ciudad en los últimos años; proyectos ineficientes, truncos – el segundo piso del periférico, por ejemplo, es un proyecto bastante aberrante.

3. Se ha sugerido que los grandes problemas urbanos están enraizados en realidades mucho más allá del alcance de la arquitectura. ¿En qué medida los arquitectos son capaces de ofrecer soluciones reales a los grandes problemas urbanos?

Los arquitectos se dedican a resolver los problemas de espacio: a organizar el espacio, a eficientarlo, a conectarlo, a construirlo. Y en esa medida los arquitectos tienen gran responsabilidad y gran quehacer en la construcción de la ciudad y del espacio público.

4. En un país con más del 50% de su población sumido en la pobreza y con altos niveles de rezago en materia de vivienda, infraestructura y servicios. ¿En qué medida se debe hablar de una responsabilidad social del arquitecto?

Debe existir una responsabilidad social no sólo de los arquitectos sino de todos los habitantes de una sociedad. Todos somos parte de la misma sociedad y todos tenemos una fuerte responsabilidad hacia ella. Que unos la ejerzan en mayor o menor medida es otra cuestión. Pero sí hay una responsabilidad en hacer cada quien su trabajo lo mejor posible y tratar de disminuir las fuertes diferencias sociales, los muy, muy, muy, muy ricos y los muy, muy, muy, muy pobres.

5. De los arquitectos de su generación, usted es de los que han estado involucrados más de cerca con procesos de enseñanza tanto en México como en el extranjero. ¿Cuáles cree que sean los principales problemas relacionados con la enseñanza de la arquitectura en nuestro país?

El problema de la educación en México es un problema generalizado, no es un exclusivo de las escuelas de arquitectura. Creo que el proyecto educativo de este país ha fallado y por eso estamos como estamos. Entonces creo que hay que empezar por mejorar la educación básica, ese sería el paso uno; y así sucesivamente hasta la educación superior. Hace años que estoy alejado de la academia, pero los problemas se heredan de la educación básica, la gente entra sin saber leer y sin saber pensar.